Como cerrar heridas con la música de un piano en manos de Alejandro Pelayo

0

 

Una herida es una lesión que podemos sufrir en cualquier momento de nuestra vida, incluso llegamos a experimentar varias a lo largo de ella, la misma puede ser bien física o sentimental, la primera con el tratamiento médico adecuado se puede curar y dejarnos una cicatriz representativa (o no) que siempre nos recordará lo que nos paso; las segundas sin embargo, las heridas sentimentales, son más difíciles de tratar y en mucho de los casos es posible que nunca sanen por completo, porque el daño que generan es mucho más complejo, dejando un profundo vacío, odio, rabia, ira, desconsuelo e incluso desamor y de esto quizá sepamos algo, pero muchas de las veces no sabemos cómo canalizarlo, sin embargo Alejandro Pelayo nos demuestra que con solo piano y aunque no se pueda sanar del todo, el dejarse llevar y componer música o interpretar, puede servir como terapia para salir adelante y de paso regalarnos melodías que nos hacen apreciar las cosas buenas de la vida y de esta forma ir cerrando las heridas poco a poco…

Alejandro Pelayo es un compositor, pianista y productor cántabro, comenzó a estudiar piano desde pequeño y fue gracias a su profesora María Teresa, quien le inculco la pasión por este instrumento, la pasión para tocarlo, pero haciéndolo de una forma tranquila, despacio y de esta forma poder disfrutarlo al máximo, su primer recital lo presentó con 8 años y a partir de este momento supo que este instrumento sería su compañero de vida, su pasado, su presente y su futuro; transcurrido el tiempo comienza sus estudios superiores de música en Madrid y más adelante decide hacer las maletas e irse a Estados Unidos, cuando es aceptado en la prestigiosa Julliard School , una de las más importantes instituciones dedicadas a las artes ubicada en la ciudad de Nueva York.

Una vez de vuelta e instalado en Madrid comienza su formación en Composición y Dirección de Orquesta y es cuando conoce a Leonor Watling con quien decide colaborar y crean la agrupación Marlango, haciendo jazz elegante, sencillo y trepidante que hasta la fecha lleva publicados 6 discos, en los cuales Alejandro; toca, produce y compone.

ALEJANDRO PELAYO (4)

Alejandro tocando las piezas de su opera prima

Pero Alejandro no es un músico conformista sino todo lo contrario, ya que aunado a esto colabora con otros artistas y causas, además de ser compositor en publicidad, en cine y teatro, con lo cual parecería que todo esto le absorbe el tiempo, sin embargo es esposo y padre de dos niños; pero la música para él es muy importante y no puede parar de tocar, en su cabeza comenzó a imaginar un disco, un proyecto que tenía ganas de hacer en solitario, de sacar todas sus emociones y expresarlas a través de la música y de su piano, de contar sus experiencias tanto alegres como dolorosas, en primera persona, es decir, una forma de desnudar su alma, la idea inicial era que aprovechando los viajes de Marlango por diferentes países fuese grabando piezas sueltas por los estudios que visitase, impregnando cada melodía del entorno en el que se encontrará y así poco a poco ir armando el disco, como una especie de diario, de aquellas piezas que le acompañaban en su día a día, en sus pensamientos.

Sin embargo las cosas por alguna razón extraordinaria, se dieron de otra forma y un día que tenía que grabar un jingle publicitario en Madrid en el Estudio 1, se sentó al piano y comenzó a tocar, a tocar y se sentía tan a gusto que poco a poco las canciones fueron fluyendo solas, dejándose llevar y sacando todo lo que tenía dentro, componiendo en un solo día un disco completo, un disco mágico, triste y esperanzador, pero sobre todo melancólico, un álbum al que ha titulado “La Herida Invisible”, en palabras de Alejandro “una especie de botiquín musical para situaciones difíciles”,

ALEJANDRO PELAYO (3)

La portada de La Herida Invisible y el piano

La Herida Invisible, pertenece al sello discográfico Subterfuge y está disponible en tres formatos, LP, CD y Digital.

El formato normal LP incluye 10 canciones y el CD y Digital contiene dos bonus tracks;

1- Tesio Vigoda

2- Parce que moi je rêve

3- La piscina vacía- Los reflejos primarios

5- La tempestad

6- Canción de cuna o amor inocente

7- Telas de araña

8- Corazón sagrado

9- Salón de baile

10- De tu mirada el silencio

11- Después de la lluvia *

12- Dublín *

*Bonus tracks

Es importante mencionar que el vinilo es de color blanco, algo que le hacía especial ilusión a Alejandro, ya que no es habitual tener este color en los discos.

Además de grabarse en un solo día, como dato curioso, se hizo con el mismo piano que se grabo el primer disco de Marlango en 2004, este estudio de grabación cerró hace años y no supieron que pasó con el instrumento, sin embargo por azares del destino, después de muchos años, este terminó en Estudio 1 de Madrid, donde lo encontró nuevamente Alejandro sin saberlo en primera instancia, quizá de ahí que todo haya ayudado a que fluyese de esa forma tan peculiar.

ALEJANDRO PELAYO (5)

Solo unas manos y un piano pueden crear magia

La Herida Invisible es un disco de piano, con un sonido sencillo pero elegante, sensible, triste y muy, muy melancólico, que suena muy bien, que te atrapa, te encierra, te transporta a recuerdos propios y algunas melodías te llevan a la banda sonora de cualquier película importante en tu vida, a escenas trascendentales de las mismas, es un disco para escuchar, para disfrutar, para dejarte llevar, perderte, para emocionarte y para curar heridas.

Pero un disco tan emotivo y trascendente como este no se podía quedar solo ahí, teníamos que escucharlo en directo y eso fue posible el pasado 14 de diciembre, en un recital bastante intimo, en la Sala La Mirador en Lavapiés, Madrid (Calle del Dr. Fourquet 31), una sala pequeña y acogedora tanto por el sitio como por la gente que la trabaja y con entrada muy asequibles, que incluso el propio Alejandro nos bromeaba diciendo que con el precio de la entrada podríamos tomarnos un Gin-Tonic ese mismo jueves en cualquier pub de Madrid.

La cita fue a las 20 horas y fue un recital repleto de imágenes que se proyectaban detrás del piano y del mismo Alejandro, que tenían mucho significado para él.

ALEJANDRO PELAYO (6)

Las imágenes llenaron el escenario

Se presento con un atuendo sencillo pero característico, pantalón gris, chaleco en el mismo tono, camisa blanca abotonada hasta el final, botas negras y sus características gafas de pasta. En el escenario un piano solitario que sería el encargado de llenar la sala de música, sentimientos e imaginación, encima de el, su sombrero, un reloj para llevar el tiempo de la velada, un pañuelo, las partituras de las canciones que interpretaría y una libreta con notas del autor para llevar un orden sobre las cosas que nos iría comentando durante el recital, un micrófono, el banco y una cámara de video para proyectar las manos de Alejandro mientras tocaba las teclas de su cómplice esa noche.

ALEJANDRO PELAYO (2)

Las cosas personales sobre el piano

El set list se integró por 10 canciones y tuvo una duración de poco más de una hora y en ella pudimos ver a un Alejandro sencillo, tímido, nervioso, inteligente e incluso bromista, aunque en principio no fuese esa su intención.

Set list

1. Telas de araña

2. Los reflejos primarios

3. Tesio Vigoda

4. La piscina vacía

5. De tu mirada el silencio

6. Tempestad

7. Canción de cuna o amor inocente

8. Salón de baile

*Poco a Poco, próximo tema de Marlango

9. Parce que moi je rêve

*Encore*

10. Dublín

En cada interpretación el acompañamiento de imágenes antiguas era importante, ya que en ellas podíamos ver parte de la infancia de Alejandro, de su familia, de gente que representa para él algo importante en su vida tanto como persona y como músico, además de que nos comentaba que le encanta ver fotografías ya que piensa que le pueden decir algo e incluso le ayudan a componer.

Con las imagenes hizo hincapié a dos personas representativas en su vida musicalmente hablando, por un lado a su profesora Maria Teresa quien le enseño a tocar el piano, a creer en el y disfrutar del instrumento tomándose su tiempo para tocarlo, haciéndolo de manera lenta,a perderse en la música y encontrar respuestas y que incluso tenía super poderes, mismos que él ha podido comprobar ya que estos le han ayudado a sanar sus heridas interiores, también estas lecciones le han servido para traspasar este legado a toda su familia, en particular a sus hijos quien poco a poco van viendo en el piano a un amigo al cual pueden contarle sus cosas a través de las teclas.

La otra persona fue el músico Erik Satie, en donde a través de un pequeñísimo fragmento de la pieza Trois Gymnopédies de 1888, nos comentaba que lo importante para que la gente aprecie y recuerde una melodía es encontrar las notas adecuadas, algo muy complicado realmente, pero este es uno de los mejores ejemplos aplicados en ese sentido, después nos citaría unas líneas del libro Memorias de un Amnésico y como este músico nacido en un tiempo que no le correspondía y aun con todas sus manías dejo un importante legado en la música.

ALEJANDRO PELAYO (7)

Citando a Erik Satie

Dedicó De Tu Mirada El silencio a su mujer, nos hablo de sus lesiones en los antebrazos y cómo va sobrellevándolo y con Salón de Baile nos confesaría que es una pieza que siempre toca para sentirse bien, posteriormente se mojaba y nos decía que haría algo que nunca había hecho antes y fue invitar a su hijo pequeño a que cantase con él una pequeña parte de lo que será una nueva canción de Marlango que verá la luz próximamente y que tiene como nombre Poco a Poco y que sus hijos no dejan de tararear en casa.

Verle tocar al piano es casi hipnótico, ver como sus dedos se desplazan de un lado a otro del piano de una forma tan ligera como si estuvieran flotando y no tocasen las teclas, pero que sin embargo dejaban salir todas aquellas notas que conformaban las piezas contenidas en el disco, un trabajo que merece la pena ser oído no una, sino varias veces para encontrar en el, la belleza que un solo piano puede regalarnos, música que para Alejandro, está llena de esperanza y que le ayuda a dejar atrás la tristeza y le reconcilia consigo mismo.

ALEJANDRO PELAYO (9)

Bromeando un poco con el público

Ya casi para finalizar nos dejó una frase de Ramón Trecet, periodista donostiarra, “buscar la belleza, que es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo” y momentos como este, el que podemos escuchar buena música en directo, nos acercan un poco más a esa búsqueda.

El recital de La Herida Invisible, fue un concierto lleno de magia, de melodías, de bromas y de recuerdos, en el cual no dejamos llevar por las notas que Alejandro nos regalaba a través de ese piano, en donde nos dejaba sacar la melancolía que llevamos dentro y nos llenaba de alegría y en el cuál como colofón nos recordaba, “que no deje de sonar nunca la música ya que nos cura a todos!

ALEJANDRO PELAYO (8)

Alejandro Pelayo dando las gracias ante las ovaciones de los presentes

Compartir.

Sobre el Autor

Dejar una Respuesta